Ni las catedrales, ni Google, ni Facebook se hicieron de un tirón. El desarrollo de un producto digital es un largo viajes con muchas paradas, y cada una de ellas es un problema que el usuario tiene y debes identificar y resolver de la manera más eficiente posible antes de continuar. Aun cuando tengas una visión clara del destino final, no intentes hacer el recorrido final en una sola etapa.

Cada problema resuelto te ayuda a entender mejor al usuario, muchas veces enseña cosas que antes no eran evidentes  y te permite ir corrigiendo el rumbo. Los mejores productos son los que crecen delante de los usuarios, escuchan a éstos y se van descubriendo y reinventando a si mismos por el camino.

El conocimiento del usuario es al mundo digital lo que el sexo es a la adolescencia: todos hablan de él, pero muy pocos lo practican.

Hoy cualquier diseñador gráfico se proclama «experto en diseño centrado en el usuario» Pero así como la experiencia de un aviador se mide por sus horas de vuelo, la de un experto em usabilidad debería medirse por las horas que ha dedicado a la observación metodológica de usuarios interactuando con los productos que ha creado.

Revisa tu proceso de definición y contrucción de producto y préguntate con franqueza dónde y en qué medida el usuario ha estado presente durante el proyecto:

¿Has recogido previamente información sobre tus usuarios potenciales? Toda información es buena, ya sean datos de mercado o (especialmente) cualquier ejercicio de observación directa que hayas podido realizar

¿Has sacado a tus usuarios del anonimato, convirtiéndolos en personas?

¿Has hecho test de usuarios frecuentes con los prototipos de tu producto a medida que avanzaba el proyecto?¿Has usuado esa información para sacar a la luz errores y corregirlos progresivamente?

¿Has definido antes del lanzamiento las métricas claves que te permitirán saber si el usuario está interactuando con el producto como esperabas? ¿Te has asegurado de que el producto esté diseñado internamente para que puedas obtener esos datos? Y una vez que has lanzado el producto al mercado, ¿has revisado esos datos para iniciar nuevos ciclos de mejora del producto?.

¿Quién puede querer no medir los resultados de su esfuerzo? Parece absurdo. Sin embargo, es un problema que se da con una frecuencia escalofriante en el mundo digital. Incluso en proyectos que tienen claros desde el principio cuáles son sus «métricas claves» y dónde se han definido objetivos precisos de magnitudes en cada una de esas métricas. Esto es posible porque una cosa es saber qué se quiere medir, y otra muy diferente es estar en condiciones de medirlo. Porque la capacidad de medir el uso de un producto no viene de serie. Hay que definirla e implantarla durante el cual se desarrolla el resto del producto.

La omnipresente disponibilidad de Google Analytics, gratuito y fácil de usar, puede crear la ilusión de que este error es fácil de evitar. Pero ocurre lo contrario: sin una configuración a conciencia, Google Analytics ( y cualquier otra herramineta similar) se limitará a dar información de volumen en métricas genéricas (cantidad de usuarios, visitas, páginas vistas, etc.), generando una falsa sensación de seguridad porque hay datos. Pero no queremos saber si hay mucha gente intentando usar nuestro producto. Queremos saber si lo están usando con éxito y exactamente en qué medida. Esto requiere diseñar un sistema de medición a medidad para cada producto. Google Analytics bien puede ser el repositorio dónde se recojan y visualicen los datos, pero que datos son y cómo se deben ver es algo que hay que definir en cada proyecto.

Aquí te dejo estas recomendaciones:

Lo visual debería ser el último paso del proyecto.

El contenido precede al diseño. El diseño en ausencia de contenido, no es diseño, es decoración.

Un producto inútil no es menos inútil por ser vistoso.

Si el usuario ha estado ausente durante el diseño, no esperes que comparezca luego.

Los números sólo sirven si sabemos para que los necesitamos.
Por Melchor Sáez CEO de LaAnet

Suscríbete a nuestro Blog clicando aquí

Artículos que pueden ser de tu interés:

Te esperamos en LinkedlnFacebookTwitter, Youtube y Instagram

Opina sobre nuestra Empresa en nuestra ficha de Google en este enlace