El uso de las tecnologías de la información y la comunicación es una realidad en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Nos afecta a todos: No en vano, hemos incluido, casi como una extensión de nosotros se tratase, el uso de dispositivos, plataformas y redes que ponen a nuestro alcance infinitas posibilidades; educación, comercio, sanidad, relaciones sociales, así como la mejora en la gestión de infraestructuras esenciales en el dia a dia de la sociedad (trasporte, energía, telecomunicaciones, etc..).

Este uso intensivo y masivo de la tecnología e internet conlleva una serie de riesgos, tanto de los propios dispositivos y tecnologías utilizadas (errores y fallos técnicos en los sistemas de información), como los que se derivan de transacciones realizadas en linea, la explotación de los datos generados (correos no deseados, amenazas, intromisión en el derecho de la intimidad y privacidad, etc..). Y, por supuesto, los riesgos derivados del uso fraudulento de los dispositivos, plataformas, redes, etc. Los más habituales suelen ser intrusiones en el correo electrónico, el PC o dispositivo móvil, suplantación y/o robo de la identidad, etc.

Así, y según el estudio publicado por la ONTSI (Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información) en 2017, cada vez son más las personas que sufren algún tipo de problema de seguridad. Entre los más habituales se se encuentran: la recepción de spam o correo electrónico no deseado (86,4%), la infección de los dispositivos por virus informáticos y códigos maliciosos (24,9%), la pérdida de a acceso a servicios online debida a ciberataques (12,5%), pérdida o borrado de datos o archivos (9,9%), suplantación de identidad (en cuenta de correo, redes sociales etc) (4,7%, accesos no autorizados a ordenadores u otros dispositivos (4,5%) y pérdidas o robos de dispositivos (3,9%).

Estos datos ponen de manifiesto que todos podemos vernos afectados por problemas de seguridad en el uso de internet, lo que hace que cada dia seamos más conscientes de que la ciberseguridad nos afecta a todos, y en consecuencia, es cosa de todos adoptar medidas que permitan prevenir y minorar los riesgos de la red.

También, según los datos de la ONTSI, durante el segundo trimestre de 2016 ha aumentado el porcentaje de usuarios que adoptan medidas de seguridad para prevenir incidentes, destacando la instalación y actualización de antivirus (74,7%), la confirmación y el cambio periódico de contraseñas (55,6%) la configuración de cortafuegos (40,6%), o la implantación de programas anti-spam (28,9%), y anti-espías (24,5%), seguidos de la utilización de certificados digitales (20,4%), partición del disco duro (20,3%) o cifrado de documentos (5,8%).

Frente a los riesgos de seguridad: Prevención
Una de las claves en materia de seguridad en la Red está en la concienciación del usuario, en el conocimiento del entorno en el que se mueve, y en el sentido común que debe poner en la utilización de la Red, al igual que lo hace en las relaciones con el mundo físico. Si en éste cerramos nuestros domicilios y no dejamos las llaves de nuestras casas a desconocidos, ni facilitamos nuestras tarjetas y claves bancarias, no nos exponemos proporcionando información personal a extraños o no realizamos determinadas manifestaciones que pueden afectar a terceros, ¿por qué no aplicamos esas mismas medidas y precauciones en el medio online?

Leer más:

Por Melchor Sáez de LaAnet

Les esperamos en LinkedlnFacebookTwitter, Youtube

Opina sobre nuestra Empresa en nuestra ficha de Google en este enlace