fbpx

La aplicación de la impresión 3D en el campo de la salud y la medicina va a ser muy visible en breve. Sobre todo si la startup zaragozana Exovite consigue su objetivo de eliminar escayolas y férulas tradicionales en los tratamientos traumatólogicos.

Cuando lleguemos con un brazo roto al hospital, un escáner tridimensonal tomará una imagen del brazo y el software se encargará de generar la férula personalizada para inmovilizarlo siguiendo indicaciones del médico. A continuación la impresora 3D imprimirá la férula directamente sobre nuestro brazo utilizando materiales resistentes, ligeros y beneficiosos para nuestra piel.

Además dejara ventanitas para facilitar la ciciatricación de posibles heridas y la aplicación de electrodos de estimulación que evitan la pérdida de masa muscular y ayudan a la rehabilitación. La misma idea se empieza a aplicar a la salud mental. Una combinación de escaneo oral, diseño por ordenador e impresión 3D permite producir coronas, puentes y aparatos para ortodoncia.

En ambos casos se consigue una enorme mejora de la calidad de vida de los pacientes, optimización de recursos y reducción de costes.

Hace años el hospital universitario de Ultrecht, en Holanda, sustityó gran parte del cráneo de una paciente de 22 años con otro de plástico fabricado con una imoresora 3D. El cráneo de la paciente no dejaba de crecer por una enfermedad crónica de los huesos, presionaba su cerebro y le generaba problemas de visión  que hubieran podido ocasionarle la muerte. El nuevo cráneo de plástico le permitió volver a su vida normal. La misma técnica se puede aplicar en casos de daños graves por accidentes o tumores.

Una tecnología realmente impresionante y prometedora de cara al futuro es la bioimpresión. Se trata de imprimr utilizando materiales biodegradables e hidrogeles y soluciones de base acuosa con células humanas. Esto permitirña imprimir órganos, tejodos y huesos que en teoría se podrán implantar en seres humanos, investigadores de la Universidad Wake Forest, en California del Norte, ya lo han probado en ratone, pero ellos mismos reconocen que hay que seguir desarrollando antes de poder hacer pruebas con humanos.

En el próximo post continuaremos con temas relacionados con el apasionante mundo digital, internet de las cosas, entre tanto puedes consultas estos artículos relacionados:

También puede ser de interés:

Por Melchor Sáez de LaAnet

Les esperamos en LinkedlnFacebookTwitter, Youtube y Google My Business