fbpx

En fiestas y discotecas se utiliza un método muy sencillo para que los invitados puedan entrar y salir del recinto: se les pone un sello con tinta visible en el dorso de la mano o la muñeca. Así pueden abandonar la fiesta y a su regreso, el encargado de la puerta los ilumina con luz ultravioleta para revelar la marca y dejarlos pasar.

Las cookies en Internet (nada que ver con las galletas de chocolate)  son algo parecido. Consisten en una huella que se deja en el dispositivo del usuario cuando visita un sitio.

Los cookies tienen mala fama. Hay quien piensa que representan una intrusión en su intimidad. Hay multitud de avisos en páginas web para conseguir permiso para usarlas, y al mismo tiempo, se publican instrucciones para desactivar su uso en nuestro ordenador personal. Pero, ¿qué son en realidad las cookies?

Una cookie es un simple archivo de texto que se utiliza para seguir a un usuario en su exploración de Internet. Cuando entras en Amazon y tienes lista de recomendaciones de libros que son exactamente aquellos que nos interesan, eso es gracias a una cookie. Si curiosamente en una tienda online buscamos zapatos, y después al consultar nuestro sitio de noticias vemos un anuncio de esos mismos zapatos, eso es por otra cookie. Las cookies son también una herramienta muy importante en la medida de las visitas. Gracias a ellas es posible obtener datos históricos de los usuarios que repiten sus visitas.

Básicamente funcionan así:

– El usuario solicita una página al servidor,  bien sea introduciendo una dirección o haciendo clic en un enlace.

– La página se carga en el dispositivo del cliente. El código JavaScript se ejecuta, haciendo saber al servidor de analítica web que la página se ha abierto.

– Si es la primera visita, el código JavaScript además guarda un pequeño archivo de texto en el ordenador del cliente, asignando por lo general un número de identificación al usuarios.

– Este número de identificación se almacena en el servidor de analítica web junto con los datos de la visita: duración, páginas visitadas, acciones realizadas, sistema operativo, dispositivo, etc.

– En sucesivas visitas al sitio, el código JavaScript comprueba si existe una cookie de sesiones anteriores, la lee y envía el identificador del usuario al servidor de analítica web. El servidor extrae la información del usuario y la actualiza con datos de la nueva visita. En un próximo post te explicaremos los diferentes tipos de cookies, dependiendo de su procedencia y duración.
Por Melchor Sáez de LaAnet

Artículos que pueden ser de tu interés: