fbpx

Estar «enganchado» a la aplicación «whatsapp», tener miedo a perderse las últimas publicaciones de Facebook, o sentir ansiedad por la ausencia del móvil son «adicciones» equiparables a la dependencia que se siente por las drogas.
adicion2
Se trata de los trastornos del comportamiento social que más se han incrementado durante los últimos años, según un estudio publicado por la clínica de desintoxicación del Hospital Nisa Aguas Vivas de Carcaixent.
«La adicción a las redes sociales activa las mismas áreas del cerebro que la cocaína, el alcohol o el éxtasis», destaca el director de esta clínica, Augusto Zafra.
Según Zafra, cada vez hay más jóvenes que sufren adicción a las redes sociales, dados los avances tecnológicos, el fácil acceso a Internet, y la permisividad de subir o descargar cualquier contenido de la web.
Ahora a las clínicas de desintoxicación acuden personas con «whatsappitis», «phubbing» (uso compulsivo del móvil) y «vibranxiaety» (percepción de una vibración fantasma del teléfono), explica.
«Al estudiar a la personas con este comportamiento repetitivo, obsesivo y patológico encontramos a personas que suelen tener importantes dificultades en las relaciones humanas y en la comunicación», asegura Zafra.
Para evitar esta clase de adicciones los expertos aconsejan emplear unas normas de uso de las redes sociales, como desconectarse de Internet durante la noche, prescindir del móvil cuando se está reunido con más gente o en los turnos de comidas, y mantener un contacto directo con familiares y amigos..
adicion
Ahora es tu turno ¿Qué opinás?